miércoles, 8 de abril de 2009

Amargo como la vida, suave como la muerte,dulce como el amor.













Ceremonia del té SAHARA

Tienen los saharauis la costumbre,
como anfitriones magníficos que son,
de obsequiar a sus visitantes
con
una ceremonia misteriosa:
La primera infusión con hojas de té fuerte, sin azúcar,
es amarga y vivificante…
A la segunda, con las mismas hojas,
se le añade un poco de azúcar.
Es un sabor sugerente y acogedor.
El tercer té lleva mucha azúcar,
con lo que la infusión es cálida, sensual.
Amargo como la vida, suave como la muerte,
dulce como el amor.

Sin duda es una tradición que resume la propia vida
y nació de miles de horas de silencio y meditación
en las jaimas, frente a los infinitos
ocres de los desiertos.
No sé por qué me acuerdo de los pueblos del Sahara.

a golpe de latido
una metáfora conduce a la otra. Una piel a otra piel.
Será porque estos días soy más feliz que nunca.


Amargo como la vida, suave como la muerte,dulce como el amor.