viernes, 3 de abril de 2015

Manoel de Oliveira .El cine como obligación de Estado. Hasta siempre caballero.

                             Manoel de Oliveira 


Manoel de Oliveira nació en Oporto el 11 de diciembre de 1908 y durante su carrera realizó cerca de 60 películasSu último trabajo, el cortometraje El Viejo de Belem, se proyectó en 2014.

El cineasta luso es considerado el director más longevo del mundo, ya que debutó como director a los 23 años (en 1931) con el documental Douro Faina Fluvial, al que siguieron varios documentales hasta que rodó su primer filme, en 1942, Aniki-Bóbó, sobre unos niños de las calles de Oporto.

La proyección internacional de Oliveira llegó a mediados de la década de los 70, a partir de su largometraje Benilde. Además, actores como la francesa Catherine Deneuve, el estadounidense John Malkovich o el italiano Marcello Mastroianni participaron en algunos de sus filmes durante las décadas de los 80 y los 90.

Considerado un cineasta de culto en Europa y Brasil, entre los galardones que ha recibido durante su carrera destacan un León de Oro del Festival de Venecia (1985) y una Palma de oro del Festival de Cannes (2008).

Manoel de Oliveira había superado en los últimos años algunos problemas de salud, entre ellos un internamiento hospitalario en el verano del 2012 por problemas de insuficiencia cardíaca y otros episodios en el invierno del 2013.

Un aventurero convertido en cineasta

Manoel Candido Pinto de Oliveira, hasta hoy el cineasta en activo más veterano del mundo, deja detrás de sí una singular obra que abarca 82 años de carrera considerada un legado que preserva la memoria del siglo XX.
Nacido en la norteña Oporto el 11 de diciembre de 1908 en el seno de una familia de industriales, dividió los estudios en su ciudad natal y en un colegio de los jesuitas de la localidad gallega de A Guarda (España) hasta que a los 17 comenzó a ayudar en los negocios familiares.
Amante de los coches de carreras, compitió en varias pruebas como piloto antes de alcanzar la fama como realizador de cine. Su pasión por el motor le llegó por influencia de su hermano mayor (Casimiro) y de otros de sus amigos y llegó a vencer diferentes competiciones.
Un libro recopila aquellos años y muestra imágenes con algunos de los coches que pilotó, como un Ford V8 con el que venció en 1937 en el Circuito de Estoril. Durante su juventud practicó diferentes deportes, desde la natación hasta el remo o el atletismo, y también fue piloto de aviones acrobáticos

Memoria del siglo XX

Debutó en el cine a los 23 años en la dirección con un documental, Douro, Faina Fluvial (1931), un obra muda que recoge los trabajos en la ribera del río Duero. Su película inaugural, influenciada por el semidocumental alemán Berlin: Symphony of a Metropolis (1927), de Walter Ruttmann, tuvo una recepción desigual entre la indiferencia de sus compatriotas y el agrado de la industria internacional.
Ya casado con Maria Carvalhais, con la que tuvo cuatro hijos, De Oliveira rodó su primer largometraje en 1942Aniki-Bobó, filmada también en Oporto y donde se narra una sencilla historia de dos chicos que están enamorados de una misma niña.
Para varios críticos, esta obra se considera un anticipo a la corriente cinematográfica italiana del neorrealismo. Desde Aniki-Bobó, De Oliveira estuvo catorce años sin filmar por dificultades para encontrar financiación y por la censura portuguesa del régimen de Antonio Oliveria Salazar (1926-1974). 
A mediados de los años cincuenta, retomó su actividad cinematográfica, aunque no es hasta la década de los setenta cuando empezó su vertiginosa labor durante la que adapta varias obras literarias de escritores y poetas lusos, como Eça de Queiroz (1845-1900) o el Padre Antonio Vieira (1608-1697).

Una película por año

El apoyo del productor luso Paulo Branco, reconocido como un gran impulsor del cine independiente en Europa, es crucial para el repunte creativo del cineasta, que logró rodar una película por año. Francisca (1981) supuso el punto de inflexión del inicio de la considerada tercera fase del autor, en la que mejor se refleja su vasto conocimiento de la cultura Occidental.
"La huella de su obra es notoria. Hay una perspectiva cultural, que se refleja en los valores del imaginario portugués, y una histórica que tiene un alcance superior, puesto que preserva la memoria del siglo pasado", dijo a EFE José de Matos Cruz, uno de los grandes especialistas en la obra de Manoel de Oliveira.
Durante las décadas de los 80 y 90, actores de la talla de la francesa Catherine Denueve, el estadounidense John Malkovich o el italiano Marcello Mastroianni intervinieron en filmes como El Convento (1995) y Viaje al principio del mundo (1997) a instancias del productor Branco.
"La participación de actores de relevancia mundial ayuda para proyectar internacionalmente el trabajo de Oliveira", agregó Matos Cruz, quien en 1996 publicó un libro sobre él.

Un sello visual y un vínculo espiritual

Las películas del longevo cineasta se caracterizan por su condensación rítmica y sus planos largos, recursos necesarios para expresar el rico imaginario de De Oliveira, influenciado por el humanismo cristiano. De hecho, se entrevistó en el 2010 en Lisboa con el papa Benedicto XVI ante el que destacó "las raíces" cristianas de "toda Europa" y la importancia de la fe.
La universalidad de la obra de De Oliveira, cineasta de culto por su excelencia en Portugal, se refleja en cintas como A divina comédia (1991), No, o la vana gloria de mandar (1990) y Una película hablada (2003), donde aborda desde la tradición bíblica hasta filosofía de Nietzsche.
"Su obra, además, supone una continua reflexión sobre el cine, sobre el acto de mirar, sobre la armonía entre la palabra y la imagen", comentó a EFE el especialista en cine portugués y crítico español Francisco Jiménez.
"Manoel de Oliveira es un ejemplo para las nuevas generaciones. Hasta el final de su vida tuvo proyectos de futuro y siempre fue capaz de superar las dificultades", recalcó Cavaco Silva en referencia a los problemas de salud que sufrió en 2012 y 2013 y que obligaron a su internamiento. El presidente portugués aseguró que su muerte representa "un momento de luto" para la cultura lusa e incidió en el prestigio internacional del que gozaba. 

El cine como obligación estatal

Entre los galardones que ha recibido su filmografía, Manoel De Oliveira cuenta con un León de Oro del Festival de Venecia (1985) y una Palma de oro del Festival de Cannes (2008).
La crisis y algunos achaques de salud afectaron su intensa producción en el último lustro. "Yo no me quejo de nada, porque no sirve (...) Los gobiernos deberían auxiliar mucho al cine, ayudando a los realizadores, pero no como un favor, sino como una obligación", proclamó De Oliveira, para quien la vida cobraba sentido detrás de una cámara.
En 2008, antes de convertirse en centenario, el cineasta confesó su mayor deseo, reflejo de una carrera detrás de las cámaras que alargó prácticamente hasta el últimos suspiro: "Mi mejor regalo es seguir haciendo películas".