sábado, 22 de marzo de 2014

FAPAE .17 FESTIVAL DE MÁLAGA. ©PIPO FERNÁNDEZ



 La Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (Fapae) ha exigido "celeridad" y "diligencia" a las administraciones, especialmente al Gobierno central, ya que "estamos bloqueados por todas ellas", lo que se traduce en que "se nos mueren las empresas" y, en consecuencia, en una disminución de las producciones. Además, ha dejado claro que el sector "no pide limosnas".
   Así de rotundo se ha mostrado este sábado, en el marco del 17 Festival de Málaga. Cine Español, el nuevo presidente de Fapae, Ramón Colom, quien ha lamentado que, pese al "excelente momento" de creatividad que vive el cine español, "estamos bloqueados por la Administración". Y es que, según ha resaltado en rueda de prensa, ésta última "debe estar al servicio de los ciudadanos y no al revés".
   En este punto, el presidente de los productores audiovisuales ha urgido al secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, a atender las cuestiones relativas a la cinematografía, ya que, según ha criticado, en la actualidad, "el cine español no tiene a nadie que le tutele".
   A su juicio, "si el ICAA (Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales) --dependiente de la Secretaría de Estado de Cultura-- no establece una interlocución con nosotros, no tiene sentido hacer nuevas películas".
   Se ha quejado también de que se diga que "los productores del audiovisual vivimos de las subvenciones y que matamos por ellas", y ha rebatido esas afirmaciones señalando que en 2012 el Estado, a través del ICAA y de los gobiernos autonómicos, concedió ayudas al cine por valor de 41,5 millones, mientras que la industria de la producción y de la distribución le pagó solo en IVA 102 millones.
   En suma, "por cada euro que nos ha dado el Estado, la industria le ha devuelto dos", ha subrayado Colom, dejando claro que "no pedimos limosnas, sino simplemente que nos ayude en la financiación del cine para poder hacer obras audiovisuales; no pretendemos quedarnos con ese dinero, sino invertirlo".
   El responsable de Fapae ha remarcado que los 33,7 millones de euros previstos en 2014 en el Fondo de Protección a la Cinematografía, que engloba el grueso de las ayudas al cine, "es muy poco" si se compara con el montante total de subvenciones públicas a todos los sectores, que superan los 3.000 millones.
   Más aún, ha continuado diciendo que esos 33,7 millones contrastan con los 6.000 millones de subvenciones en concepto de desgravación por vivienda. "Un año de ayudas al ladrillo equivale a más de un siglo de ayudas al audiovisual español", ha manifestado.
   Otra "falacia" en la que ha hecho hincapié ha sido la referida a que el cine americano no tiene subvenciones y, como ejemplo de que sí se beneficia de ellas, ha expuesto que las nueve películas nominadas a los últimos Oscar recibieron ayudas de los estados en que fueron filmadas.
   Según Colom, en esta nueva etapa de Fapae hay abierto "un proceso de debate" con todas las administraciones, estatales y autonómicas, y con las cadenas de televisión, públicas y privadas. Al respecto, ha afirmado que "somos conscientes de las dificultades que tienen todos, pero también de que podemos tener parte de las soluciones porque lo importante es que la creatividad pueda plasmarse".
   En este punto, ha vuelto a lamentar el "bloqueo" de la Comisión Mixta para el estudio de un nuevo modelo de financiación del cine. Ha recordado cómo hace un año, su antecesor, Pedro Pérez, incidía en que "se necesitaba una respuesta urgente por parte de la Administración para seguir avanzando"; pasado este tiempo, "las empresas no pueden avanzar porque aún no tenemos respuesta".

RECONOCIMIENTO DE COSTES

   "Los productores temen empezar los rodajes", ha asegurado Colom. En este sentido, ha resaltado una cuestión que ha tachado de "kafkiana": "no hay manera de avanzar en el reconocimiento de los costes liquidados para el pago por parte de la Administración y esa dilación genera que no se pueda invertir en una nueva película".
   Asimismo, a lo largo de todo este tiempo, los criterios para el reconocimiento de costes "van variando y lo que era aceptado hace un año, seis meses después ya no lo es". El resultado de ello es, ha destacado, "una situación esperpéntica" y sobre todo "un bloqueo" y, en consecuencia, que "no hay nuevas producciones".
   Esa falta de diligencia hace que "se nos mueran las empresas" de la industria cinematográfica, ha insistido Colom, agregando, en respuesta a preguntas de los periodistas, que "nos parece muy bien trabajar con la Administración, pero necesitamos que nos quiera y sobre todo que nos escuche". Eso sí, le ha dicho que "si no es capaz de hacerlo, que nos lo diga y nosotros nos administraremos".

DISMINUCIÓN DE RODAJES Y PRODUCCIONES

   Como prueba de esa dificultad, el presidente de la Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes de Andalucía (Aepaa-Apria), Manuel Gómez Cardeña, ha informado de que, a fecha de este mes de marzo, los rodajes han bajado un 18,7 por ciento y el número de producciones, un 15,1 por ciento.
   Así, ha especificado que frente a los 26 rodajes habidos hasta ahora, durante el mismo periodo de 2013 fueron 32. Respecto a las producciones, se ha pasado de 33 a 28, de las que 15 son documentales y cuatro, coproducciones.
   También el presupuesto medio de las películas sigue bajando desde 2009. Prueba de ello es que de un promedio de tres millones de euros hace cinco años se ha pasado a 1,5 millones en 2014 --1,6 en el pasado ejercicio--.
   Frente a esto, la cuota de mercado por recaudación del cine español se mantiene "estable", situándose en el 10,7 por ciento a 19 de marzo, "en la línea habitual por estas fechas", según Gómez Cardeña.
   De hecho, se espera igualar o, incluso, superar el porcentaje con el que finalizó 2013 --el 13,9 por ciento-- gracias a los nuevos títulos previstos. En este punto, Gómez Cardeña ha destacado "el éxito arrollador" de 'Ocho apellidos vascos', película de Emilio Martínez-Lázaro de la que ha dicho que es "el mejor estreno español de 2014", superando los cuatro millones de recaudación, además de "una prueba de que la promoción representa un altísimo porcentaje del éxito final".
   Respecto a los datos a nivel andaluz, Gómez Cardeña confía en poder ofrecerlos en mayo, al tiempo que ha recordado el encuentro que mantuvo en febrero con la presidenta del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz, en el que le hizo entrega de un documento con las 10 medidas urgentes para garantizar el futuro del sector. Entre ellas, la transferencia de las competencias en esta materia a la Comunidad, la promulgación de las Leyes de Mecenazgo, del Cine y del Audiovisual de Andalucía o la reestructuración de la RTVA para "hacerla más eficaz".
   Otra cuestión abordada en la rueda de prensa ha sido la vía de las coproducciones como manera de hacer frente a la falta de recursos, en opinión del responsable de Fapae. "Va a ser un cambio obvio", ha señalado, precisando que es necesario abrir el camino tanto hacia Iberoamérica como hacia el resto de Europa.

CANON INTERNET

   Por otra parte, Colom ha aplaudido el nuevo canon que deberán pagar las operadoras a la Generalitat de Cataluña para el fomento del sector audiovisual y la difusión de la cultura digital --una tasa de 0,25 euros al mes por cada contrato de conexión de Internet--, que permitiría contar con 20,5 millones de euros anuales.
   El presidente de Fapae, que ha dicho durante su intervención estar "encantado" de "respirar cine en Málaga", ha felicitado al director del certamen malagueño, Juan Antonio Vigar, por mantener el número de películas que se exhiben, lo que, "dado el detraimiento de la producción, es interesante".

EFE